Guía sobre Adicción al juego, Chile 2021

Jugar en un Casino Online es cada vez más popular, no debes preocuparte por trasladarte a ningún sitio ni por la vestimenta, puedes acceder fácilmente a la diversión desde casa. No obstante, al igual que el juego de azar en casinos tradicionales, es importante mantener el control sobre el juego.

La ludopatía o adicción al juego, es un trastorno que repercute en el individuo en modo negativo, quien lo padece se ve obligado a jugar y apostar compulsivamente. Se trata de una exigencia psicológicamente incontrolable que afecta negativamente la vida familiar y personal. El acceso a los Casinos Online es una ventaja que debe ser aprovechada al máximo, pero con consciencia y cuidado.

Ante todo, siempre está el usuario. Por este motivo, desde CasinoOnline.cl exponemos esta guía que trata sobre la ludopatía, es decir la adicción al juego. Queremos que te diviertas y sabemos que para que jugar al Casino Online sea una diversión es importante y necesario que midas tus prioridades y juegues con absoluta sensatez.

Guía sobre Adicción al juego, Chile 2021

Adicción al Juego ¿Qué es?

El deseo compulsivo de apostar en juegos de azar, también llamado juego patológico o ludopatía, se manifiesta como una necesidad incontrolable por continuar jugando a un nivel extremo pese a la sucesión de consecuencias negativas en la vida del adicto.

La característica principal del juego, y por lo que provoca adrenalina, es el arriesgar algo de valor con la expectación de obtener una recompensa mayor. De este modo, el juego genera un sistema de estímulos al cerebro, como lo hacen las drogas, y es aquí donde la falta de control y limitación crea una conducción directa a la adicción.

Aún ganando una gran cantidad de dinero, muy extrañamente se recobra todo lo que se perdió. De hecho, ganar mucho dinero en una apuesta puede ser poco producente para quien tiene problemas de juego, ya que puede repercutir en la credibilidad del individuo. Tras ganar mucho dinero de golpe, el jugador con dependencia cree que la situación puede repetirse y todo puede resolverse. La recarga de adrenalina al ganar, genera que el ciclo de sometimiento del que hablábamos se fortalezca.

Cómo Reconocer la Adicción al Juego

Puede resultar difícil precisar cuáles son las causas de la adicción al juego, por un lado, es viable que exista un componente hereditario, por otro lado, en cambio hay ciertos factores proclives a generar y contribuir a la conformación de la adicción al juego, entre ellos:

  • Necesidad inminente de dinero.
  • Búsqueda de experimentación de nuevas emociones.
  • El ambiente de los centros de juego.
  • Status de “ganador”.
  • Amistades involucradas en el juego de azar.
  • Problemas de autoestima.
  • Experiencias traumáticas.
  • Inmadurez emocional.
  • Ubicarse cerca de las salas de juego.
  • Falta de medios para liberar el estrés

Lamentablemente, una vez forjada la adicción al juego es muy difícil quebrar y romper el ciclo. La desesperación financiera puede ser un factor de gran peso para hacerlo perdurable, intentar recuperar lo pedido y terminar perdiendo más en el proceso es una situación muy corriente.

Situaciones Mito Hecho
Frecuencia de juego para considerar que una persona tiene problemas de dependencia. Apostar cada día. Jugar frecuentemente o esporádicamente.
Relación entre disponibilidad financiera e importancia de la enfermedad. Al tener disponibilidad financiera no existe el problema. Las apuestas compulsivas no solo dañan la realidad financiera del jugador, quebrantan relaciones, familias y amistades. El apostador pasa su tiempo jugando y cuando no lo hace solo piensa en ello.
Pagar la deuda de juego de un ser querido es beneficioso. Se ayuda a un jugador compulsivo a hacerse cargo de su deuda pagándola. Si bien las soluciones rápidas se consideran a corto plazo lo más adecuado, librar al jugador de su deuda favorece que los hábitos de juego continúen.

Ante problemas de juego, recurre a tus familiares, amigos y profesionales especializados. Tienes problemas de juego si:

  • Necesitas jugar a toda costa, no puedes dejar de hacerlo.
  • Niegas tener un problema.
  • Antepones jugar a cualquier otra prioridad.
  • Llegas a apostar dinero que no puedes perder.
  • Jugar afecta tu carácter.
  • No disfrutas jugando, es más bien una necesidad.
  • Crees que sólo puedes recuperar lo perdido jugando.
  • Apuestas siempre más dinero.
  • Haces lo que sea para tener dinero para apostar.
  • Tienes desapego por tu vida.

Cómo Tratar la Adicción al Juego

En primer lugar, es determinante que quien tiene un problema de juego comprenda y reconozca su situación, es el paso más importante para tratar este trastorno.

Si reconoces uno de los siguientes síntomas debes acudir a tu familia y a los profesionales especializados en el campo:

  • Te pones a la defensiva ante la preocupación de los otros por tu necesidad de jugar.
  • Has llegado a pedir dinero prestado, robar o vender bienes para poder seguir jugando.
  • Te sientes ansioso o deprimido al no poder jugar.
  • Aumenta tu frecuencia de juego.
  • Mientes sobre el tiempo que empleas jugando a juegos de azar, cuánto dinero has jugado y cuándo has perdido.
  • Apuestas más de lo que puedes perder, con el tiempo el dinero que apuestas crece irrazonablemente.
  • Faltas al trabajo o pones escusas al ausentarte de la vida familiar para poder jugar.

Si bien hay otros síntomas, los enumerados son los más indicativos ante una alta dependencia. Es por ello que, si te reconoces en estos puntos es fundamental que acudas a un especialista o grupos de terapia.

El primer paso, en cualquier caso, es dejar de jugar; además, para que la recuperación sea total, es necesario evitar los lugares donde se juega y amigos con los que la relación se basa en dicha actividad. Es fundamental no ponerse en situaciones de estrés que puedan fomentar una recaída.

​Cómo ayudar a alguien con ludopatía

Si alguien que conoces está presentando los síntomas que hemos mencionado en el apartado anterior, debes considerar que esta persona posiblemente está teniendo problemas de juego y por ende sufre de ludopatía.

En general es importante que consideres que un jugador propenso a la ludopatía apuesta continuamente, agota sus ahorros y recursos financieros y se aprovecha mediante préstamos de los de sus seres queridos. Al ocultar su comportamiento, puede recurrir a medidas extremas como acumular deudas e incluso puede efectuar robos o fraudes para poder responder a su adicción.

Un tratamiento por parte de un profesional especializado o grupos de ayuda en propósito, pueden ser algunas de las formas de auxiliar a quien padece de un problema con el juego. Si bien se trata de un tratamiento dificultoso, son muchos los jugadores compulsivos que han resuelto su problema.

Es importante que si quieres ayudar a un ludópata consideres:

  • Mostrar comprensión ante su problema.
  • Informar sobre las características del juego patológico.
  • Hacer preguntas y permitir que comente lo que le sucede sin que se sienta juzgado.
  • Salvaguardarlo de situaciones y contextos que favorezcan el juego.
  • Para que reconozca tener un problema con el juego es beneficioso nombrar problemas que el juego ha acarreado en su vida, así puede ver la situación desde una perspectiva diferente.
  • Incitar a que cambie su estilo de vida con actividades saludables.
  • Motivar el cambio en su comportamiento, lo que mejoraría al ejercer su esfuerzo en otros campos de su vida.
  • Intentar llamar su atención en otros problemas que debe y puede resolver, es fundamental proporcionar otras alternativas para la resolución de conflictos. El ludópata está convencido que sólo el juego puede resolverlo todo, demostrarle que no es así es provechoso.
  • Demostrar apoyo y acompañarlo en el proceso para que no se sienta sólo ni avergonzado.

Diversión sin adicción

Jugar al Casino puede ser una experiencia muy divertida con muchas revelaciones positivas, pero para realmente disfrutar del juego, es importante no olvidar nunca que nosotros somos quienes jugamos y quienes debemos controlar nuestras acciones. Ganar y no dejar que el juego nos gane y se lleve todo lo positivo que tenemos en nuestra vida.

Cuando ya no se trata de divertirse, sino más bien de una obligación por jugar, y no importa que las pérdidas se acumulen o lo que se arriesgue, se evidencia un problema. El adicto no tiene control sobre sus acciones, es un jugador compulsivo y por tanto la euforia al jugar es constante e ineludible y crea una dependencia forzosa. Es fundamental calmar cualquier valor negativo para sólo tomar aquellos que nos hace fuertes, que nos divierte y podemos controlar.

El juego responsable es favorecedor en muchos aspectos, mantiene la mente ocupada en nociones matemáticas y estrategias, podemos conocer gente y pasar un momento agradable y ganar dinero mientras tanto. Pero como todo, hay que saber dar a cada cosa la justa perspectiva.

​Ayúdanos a ayudarte, ayúdanos a ayudarlo

Si tú o un familiar tiene problemas con el juego, recurre a los organismos competentes en Chile. A continuación, encontrarás algunas organizaciones y centros especializados: